La esterilización a edad temprana de cachorros y gatitos (desde las 8 semanas de edad) está aumentando en popularidad en los Estados Unidos de Norteamérica (EUA). Este aumento resulta probablemente, del aumento de la información sobre la seguridad del procedimiento y de la carencia de efectos secundarios adversos a largo plazo. En cuanto los veterinarios se sientan cómodos y familiarizados con el procedimiento, probablemente animen a más clientes a que consideren la esterilización a temprana edad.

Los cachorros y los gatitos esterilizados en edades tempranas tienen tiempos más cortos de recuperación que aquellos esterilizados en edades más tradicionales; las tasas de mortalidad y de morbilidad también han sido publicadas como más bajas. Así pues, la esterilización a temprana edad puede ser  tan buena para los animales individuales como para controlar las tasas de natalidad en poblaciones de perros y gatos en situación de calle.

Theo 
Theo 

Los veterinarios en los EUA han recomendado a menudo que los perros y los gatos hembras sean esterilizados antes del primer celo o estro (es decir, prepuberal) para reducir el riesgo de neoplasias mamarias y para eliminar la posibilidad de preñez no deseada. Lo que es nuevo, sin embargo, es la edad del animal prepuber a la que ahora muchos veterinarios están esterilizando. Aunque los refugios de animales a menudo solicitan firmar contratos de esterilización para adoptar una mascota, muchos nuevos propietarios no cumplen el contrato. En una encuesta publicada por la Sociedad de Massachusetts para la Prevención de la Crueldad a los Animales (MSPCA) y conducida por el DorrResearchCorporation de Boston, 73% y 87% de 500 hogares con perros y gatos, respectivamente, indicaron que sus mascotas fueron esterilizadas, pero cerca del 20% de los animales esterilizados produjeron por lo menos una camada de cachorros antes de la esterilización. La esterilización temprana realizada antes de la adopción, en cachorros y gatitos, podría ofrecer una herramienta para los refugios de animales que desean dar en adopción solamente a animales esterilizados para controlar la sobrepoblación del animal doméstico.

Preocupaciones de los profesionales veterinarios

Aunque los procedimientos anestésicos y quirúrgicos para la esterilización temprana han sido señalados como seguros, los veterinarios también se han preocupado por los riesgos para la salud a largo plazo. Los veterinarios se preguntaban si el sistema inmune de cachorros y de gatitos sería afectado adversamente por el estrés de la anestesia y cirugía a edad temprana, y en un momento en que los animales se están inmunizando contra enfermedades infecciosas potencialmente fatales. Los veterinarios también estaban preocupados por los riesgos de obstrucción del tracto urinario en los gatos machos y por el riesgo de incontinencia urinaria en las perras hembras castradas en edades tempranas. Basándose en la experiencia clínica, algunos veterinarios también se preocupaban de que los animales castrados pudieran tener una propensión a la obesidad o tener un patrón de crecimiento anormal. Hasta los años 90, pocos estudios habían sido publicados en los cuales se evaluaba críticamente estas preocupaciones en los perros y gatos esterilizados a diversas edades antes y después de la pubertad.

Propensión a la enfermedad

En estudios conducidos en refugios de animales, los cachorros y gatitos esterilizados a edades tempranas no presentaron mayor riesgo a las enfermedades infecciosas que los animales de mayor edad. Un estudio involucró perros y gatos de 2 refugios de animales que realizaban cirugías de esterilización en asociación con el programa de enseñanza quirúrgico de estudiantes de cuarto año de un hospital de enseñanza de la universidad. Doce de mil novecientos ochenta y ocho (0,6%) animales murieron o fueron sacrificados debido a infecciones severas del tracto respiratorio o como resultado de infección por parvovirus durante el período post-operatorio de siete días. Todas las muertes fueron en animales del refugio con períodos de tenencia más cortos.

Los animales esterilizados después de las 24 semanas de edad tenían una menor proporción de complicaciones que los animales castrados antes de las 12 semanas de edad, pero no se diferenciaron de los animales esterilizados entre las 12 a las 23 semanas de edad. Complicaciones de menor importancia durante o después de la esterilización incluyeron complicaciones tales como inflamación incisional o reacción a la sutura, inflamación escrotal, anormalidades del ritmo y frecuencia cardíaca, y trastornos gastrointestinales leves. No se detectaron diferencias en complicaciones mayores entre los grupos. En general, los pacientes más jóvenes reaccionaron mejor que los animales de mayor edad, incluso cuando la inmunidad contra enfermedades infecciosas pudo no haber sido posible debido a sus edades jóvenes, o cuando los estudiantes veterinarios realizaban las delicadas cirugías pediátricas.

Gato jugando con flor

Gato jugando con flor

Crecimiento

Muchos veterinarios tenían la creencia de que los cachorros y los gatitos esterilizados a edades tempranas podían estar retrasados en el crecimiento. Varios estudios de investigación ahora han refutado esta creencia antes sostenida. En un estudio de 15 meses realizado por la Universidad de Florida, fueron investigados los efectos de la esterilización temprana sobre el crecimiento esquelético, el aumento de peso, el consumo de alimento, la grasa corporal, y los/las características sexuales secundarias en 32 perros mestizos . Las tasas de crecimiento no fueron afectadas  por la esterilización, pero el período de crecimiento en la longitud radio/cubital final se extendió en todos los perros machos castrados (castrados a las 7 semanas o 7 meses) y en las hembras castradas a las 7 semanas de edad. Así pues, los animales no sufrieron retrasos en su crecimiento sino que por el contrario fueron levemente (según lo determinado por las radiografías) más altos.